DECLARACIONES CON PROPÓSITO 2017

26 Marzo, 2017  I  Dale Walker

 

 

1. Soy una persona con propósito que sabe para qué está aquí en la tierra.  No desperdicio ni uno solo minuto u oportunidad para extender la fama de Jesús en esta tierra.  He establecido esto; Todo se trata de Dios, no de mí.

 

2. Soy un adorador, no un espectador.   Diariamente dejo que Dios me ame y yo le respondo con todo el amor de mi corazón, alma y mente.  Centro mi vida en Dios, y me aseguro de que Jesús esté en el centro de todo lo que hago.

 

3. No solo soy un creyente, soy alguien que pertenece.  Amo a mi familia de la iglesia y estoy listo para ser un hermano, hermana, mamá, papá, tío, tía, abuelo o abuela espiritual para mi familia espiritual y hacer lo que pueda para que ellos tengan éxito.  No solo soy un admirador de Jesús sino su seguidor comprometo a ser más y más como Cristo e ir más profundo en mi fe.  Mi meta en la vida es simplemente ser como Jesús en cada área: en como amo, vivo, aprendo y respondo a cualquier situación.  No busco primero mi comodidad sino más bien conformarme a Cristo.  No seré satisfecho hasta que, “despierte a su semejanza.”

 

4. No solo me la paso sentado sino que soy un siervo.  Soy una persona que toma el lugar que Jesús tomó a la mesa, no para recibir de la mesa sino para servir a aquellos que están en la mesa.  Soy un dador, no solo un recibidor.  Soy un contribuidor y no solo un consumidor.  No creo que Dios solamente está ahí para servirme, más bien yo estoy aquí para servirle a Él y a otros.

 

5. Soy un misionero, no solo un miembro.  Soy un rescataste espiritual y no solo uno que se relaja.   Dejo a los 99 para ir en busca del 1.  Busco y pido que los perdidos sean mi herencia.  Sé que mi historia tiene la habilidad de cambiar vida para siempre, por lo tanto la comparto cuantas veces pueda, con quien pueda.  Estoy destinado a hacer que el cielo sea más grande y llevarme a todos los que pueda conmigo.

 

6. Sí, yo doy cada paso con propósito en mi carrera.  Se que el tiempo es corto y llegará la noche cuando ya no pueda trabajar por mi precioso Salvador, así que me doy por completo a Sus propósitos y sus planes.

 

7. No hay vuelta atrás, he cruzado la línea.  Las decisiones ya han sido tomadas.  Soy un discípulo de Jesús y no miraré atrás, no me quedaré quieto, ni retrocederé.

 

8. Mi pasado ha sido redimido, mi presente tiene sentido, y mi futuro está asegurado.  Ya basta de vivir pobremente, de planear pequeñeces, de tener las rodillas lizas, de tener sueños descoloridos, de visión postergada, de conversaciones mundanas, de vivir barato y tener metas incumplidas.

 

9. Ya no necesito preeminencia, prosperidad, posición, promociones, o popularidad.  No tengo que tener la razón, o ser el primero, o ser reconocido, o ser recompensado.  Vivo por fe, confío en su presencia, camino con paciencia, oro y obro por el poder del Espíritu Santo.

 

10. Mi vista está puesta, camino seguro, mi meta es el Cielo, mi camino es estrecho, mi jornada puede ser difícil, mis compañeros pueden ser pocos, pero mi misión es clara.  No cederé a nada, ni seré desviado.  No seré seducido, engañado o demorado.

 

11. No me acobardaré cuando enfrente sacrificios, ni claudicaré en presencia del enemigo.  No negociaré con el enemigo, no pensaré en la popularidad, ni divagaré en el laberinto de la mediocridad.

 

12. No me rendiré, no callaré, ni cesaré hasta que haya cumplido en predicar la causa de Cristo.  Soy un discípulo de Jesús.  Debe de dar con todo lo que tengo, compartir el evangelio hasta que todos sepan, y trabajar hasta que Él venga.  Y cuando Él regrese por los suyos, Él no tendrá ningún problema en saber que soy suyo.